Canción

Hooked on a feeling, de Blue Swede

Llegar a la mayoría de edad siempre es algo especial, pero cuando además quien cumple 18 años es alguien a quien viste nacer, es inevitable decir frases como “¿ya han pasado 18 años?” o “hay que ver, qué viejos nos hacemos”.

El que acaba de cumplir tan renombrada edad no es una persona de verdad, sino un modelado en 3D de un bebé. Lo sé, parece algo muy raro y que no tiene nada que ver con dSong, pero seguid leyendo, que tiene explicación.

En 1996, un diseñador llamado John Woodell creó una animación de un bebé bailando, y le quedó tan gracioso que decidió hacer un gif de él y enviárselo a sus amigos por correo (sí, por aquellos tiempos no había YouTube y enviar un vídeo era algo sencillamente impensable).

Ese dancing baby recorrió el mundo como la pólvora, de bandeja de entrada a bandeja de entrada, hasta que algún guionista de Ally McBeal pensó que quedaría estupendo para representar la obsesión de la protagonista por tener un niño. Y en ese punto fue donde a la imagen del bebé se asoció para siempre el sonido responsable de su otro sobrenombre: oogachaka baby.

Ese extraño término hace alusión al grito casi cavernícola que abre “Hooked on a feeling”, el gran éxito de la banda sueca Blue swede. Una canción que en su versión original de B.J. Thomas (en 1968) era mucho más tradicional: su entradilla instrumental, su estrofa, su puente y su estribillo. Fue Jonathan King quien, en su versión de 1971, decidió añadir al inicio un coro que guturalmente repetía “I’m hooked, hooked, hooked, hoo…ked”.

Asombrosamente el coro superó en éxito al original y las siguientes versiones decidieron tomar a King como versión de referencia, llegando a la susodicha versión de Blue Swede en 1974, incluida dentro de un disco homónimo al tema y que 40 años después es la interpretación más reconocida de la canción.

Así que felices cuatro décadas de oogachaka a Blue Swede y feliz mayoría de edad a ese bebé rechoncho y de extraños movimientos que nos trajo de nuevo esta canción a los que no andábamos por el mundo en los años 7o.

Si te ha gustado compártelo: